Sustentable es la movilidad que día a día gana más adeptos en la UACh

Cada vez es más habitual ver los bicicleteros llenos en la UACh y las calles de los campus con más ciclistas. Aunque incipiente, también se percibe una creciente conciencia por trasladarse en medios alternativos a los vehículos motorizados.

La movilidad “sin motor” es una tendencia que en esta Universidad ha tenido un fuerte impulso con la firma del Acuerdo de Producción Limpia Campus Sustentable, a la par de un movimiento que avanza en Valdivia, como también en otras ciudades donde la sustentabilidad es una pieza con más o con menos engranajes, en los modelos de desarrollo.

El año pasado la UACh dio a conocer por primera vez su Huella de Carbono, con mediciones de sus impactos de los años 2013 y 2014 en todos sus campus y sedes, constatándose que el transporte motorizado es uno de los factores que más incide en los resultados, al totalizar alrededor de 60 millones de kilómetros cada año. Nada extraño para otras comunidades universitarias que han estimado su impacto en el medio ambiente donde también el transporte es uno de los factores con mayor incidencia. Las medidas implementadas para bajar sus efectos también se reflejaron en la Huella de Carbono del 2015 donde el uso de automóviles y buses locales de estudiantes y funcionarios bajó a poco más de 52 millones de kilómetros.

Todas las medidas suman, y en infraestructura son varias las señales en los campus de Valdivia, figurando bicicleteros con capacidad para más de 600 bicis y tres estaciones de reparación, además de las Bicicletas Intercampus que se prestan a estudiantes, funcionarios y docentes de esta comunidad. Este sistema, en marcha desde noviembre de 2015, tiene una dotación de 6 bicicletas, registrando más de 800 usos durante un año, 90% de los cuales corresponde a estudiantes y entre ellos, la mayoría de la carrera de Conservación en Recursos Naturales, seguidos por sus pares de Arquitectura, Medicina Veterinaria y Educación Física.

“Yo comencé a usarlas el año pasado, cuando pasábamos mucho tiempo estudiando en la Biblioteca y salíamos a veces para distraernos. También a la hora de almuerzo, tomamos la bici y nos ahorramos la caminata o pagar movilización. Nos han servido mucho para hacer trámites más rápidos con los amigos en el campus, y como tienen candados más seguros y casco, es ideal usarlas. Pero la principal motivación ha sido como distracción cuando estamos muy estresados por los estudios”, dijo Carla Altermatt, estudiante de tercer año de Enfermería y usuaria frecuente de las bicicletas intercampus.

Yerko Monje, docente del Instituto de Historia y Ciencias Sociales, también conoce los beneficios de este sistema. “Siempre que hay bicicleta disponible la uso para hacer trámites en el campus o en el centro o para ir a la radio; también para hacer ejercicio”. Desde que era estudiante ha pasado 7 años en esta Universidad; advierte, “el uso de la bicicleta se ha masificado en los campus y en Valdivia, pero en la ciudad los avances en infraestructura no han ido de la mano”.

Entre septiembre y octubre del presente año, la Unidad de Gestión Ambiental aplicó una Encuesta a Ciclistas que fue respondida por 79 personas de los campus en Valdivia, figurando un 87% de estudiantes de Pregrado. Entre las motivaciones más recurrentes para usar este vehículo se presentan las asociadas a ahorro de tiempo y dinero, además de considerar que es un beneficio para la salud y el medio ambiente.

Ante la pregunta sobre el uso del equipamiento e infraestructura para ciclistas en la UACh, un 96 % de los encuestados usa los bicicleteros, 54% usa la ciclovía de la Alameda (principal acceso al Campus Isla Teja), un 80%, la ciclo-calle que une Alameda y DAE, mientras que un 32 % usa las estaciones de reparación de bicicletas.

Aun cuando no se cuenta con un catastro completo de ciclistas, es posible advertir cómo han aumentado su presencia en los campus. Al respecto, Diego Ancalaf, estudiante de Geografía y ciclista, opina, “es evidente el aumento ya que cuando entré a la universidad el 2011 siempre encontraba espacio para estacionar, ahora me sorprende que siempre están repletos”.

Para incentivar en la comunidad universitaria el uso de medios de transporte distintos a los vehículos motorizados, desde el 2014 se celebra la Semana de la Movilidad Sustentable (SMS) en el mes de septiembre, presentándose un variado programa que incluye clases de bicicleta, foros, exhibición de documentales y películas, concursos, juegos y cicletadas entre otras que parten con el Día Mundial sin Auto, apostando en esta ocasión por el cierre total de los accesos en los campus Isla Teja y Miraflores durante todo el día.

Ese día el Director del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas, Dr. Jorge Toro, llegó caminando hasta el campus Isla Teja; refiriéndose a la celebración dijo, “me pareció bien, de hecho, no debiera haber autos en los campus o al menos deberíamos tener más días sin auto”. Comenta que siempre que el tiempo se lo permite, usa la bicicleta como medio alternativo al vehículo para trasladarse de su casa al trabajo, hábito que comparte con al menos 5 colegas del citado Instituto.

Para María Ema Hermosilla, representante de la Mesa de la Movilidad Sustentable UACh, el balance de las actividades es positivo. “Con tres años de experiencia hemos sumado cada vez más actores comprometidos, sin embargo, estamos conscientes de que algunos eventos, como la celebración del Día Mundial Sin Auto, son para muchos miembros de la comunidad un problema mayor. Creemos que parte de esta mirada tiene que ver con que aún falta mejorar la comunicación y sensibilización respecto al uso del automóvil particular, para que no se tome como un acto mediático, sino realmente, como un llamado a pensar en los impactos de nuestros estilos de vida en el entorno y al dato concreto del aumento de la huella de carbono, por el uso excesivo e irracional que a veces hacemos del automóvil”, expresó.

Con el propósito de avanzar en ese y otros desafíos, como mejorar la educación de los peatones, ciclistas y conductores, la citada mesa de trabajo decidió programar más actividades durante el año, con énfasis en los temas educativos y concentrando en la SMS sólo las más emblemáticas.  Bajo la coordinación de Dirección de Servicios, la Mesa de la Movilidad Sustentable está integrada por Relaciones Públicas, Escuela de Educación Física, Centro de Deportes y Recreación, Centro de Estudiantes del Campus Miraflores, UACh Inclusiva y Dirección de Personal. “En marzo del 2017, vamos a convocar a quienes les interese sumarse a esta mesa y planificar actividades significativas para todos”, anunció María Ema Hermosilla.

Impacto en la comunidad local

La presencia de la Universidad en Valdivia también se palpa en materia de movilidad, es así como en noviembre del presente año se concretó una iniciativa impulsada por la ONG Centro Cultural EnBICIa2 y la UACh al inaugurarse una estación de bicicletas de larga estadía en el Terminal de Buses de Valdivia.

“Es una opción pionera dentro del país” afirma Otto Lührs, miembro de EnBicia2 y docente de la UACh, quien valora la puesta en marcha de este servicio no sólo porque será de gran utilidad para ciclistas que viajan constantemente en transporte público interurbano, sino también por generar una respuesta muy positiva de las gerencias del terminal (dos durante el proceso) desde el momento que se propuso esta idea en adelante. “Esa continuidad en las facilidades habla de la época…”, precisó.

Para Alvaro Palacios, Asesor Urbanista de la Municipalidad de Valdivia, la UACh se ha transformado en un actor relevante en esta materia, al generar actividades que promueven el uso de la bicicleta, por una parte y también a través de la participación de sus miembros en talleres ciudadanos que apuntan a incidir en los proyectos de ciclovías que se están proyectando para la ciudad. “Lo importante que hay que entender es que estamos en una transición, en un cambio de paradigma importante y eso siempre es algo complejo. Por ejemplo, con la ciclovía Pérez Rosales hemos recibido buenos y malos comentarios, lo que ha dado lugar a una discusión a nivel ciudad que antes no existía y creemos que eso es un tremendo aporte. La gente está hablando de ciclovías y discutiendo el valor que tiene cada quien en el espacio público. Y como el cambio no es nada fácil, es decir que el automóvil privado seda espacio a la bicicleta, es que necesitamos que los actores influyentes de la ciudad se sumen a esta discusión para enriquecer las soluciones y finalmente, hacer de Valdivia una ciudad amable e inclusiva. Y aquí la presencia de la UACh es indispensable, afirmó.

Viajes compartidos

Desde otro frente también se dan pasos en movilidad eficiente al poner a disposición de la comunidad universitaria la Aplicación AllRide Communities a partir de noviembre. Esta App, busca conectar personas y facilitar la coordinación de viajes en auto o bicicleta al realizar un mismo recorrido. Con la implementación de esta medida se espera un impacto importante en el tráfico de Valdivia y de los campus universitarios, especialmente en los ya colapsados estacionamientos de automóviles, siempre y cuando funcionarios, estudiantes y académicos de la UACh usen la aplicación.

Fotografías del Primer Concurso La Movilidad Sustentable Mueve a la UACh.

  1. Rodrigo Flández, funcionario del Depto. de Abastecimientos, Dirección de Servicios.
  2. Javiera Córdova, estudiante de Agronomía.
Etiquetado con: , ,